ver +

info para pacientes

Hipertensión, una enfermedad

La hipertensión arterial (presión arterial elevada) es una enfermedad crónica de alta prevalencia, y como en muchas patologías crónicas, se ponen en juego: factores genéticos, hereditarios y ambientales.
Puede ser perfectamente tratada y controlada por el clínico o el cardiólogo.

La mayoría de los pacientes, tienen una hipertensión arterial IDIOPÁTICA(es decir de “causa desconocida”); un pequeño porcentaje de pacientes(jóvenes y ancianos que debutan con hipertensión) presentan Hipertensión Arterial SECUNDARIA a otras enfermedades: renales, endócrinas, vasculares, o por drogas: cocaína, algunos antinflamatorios y anticonceptivos orales, algunos antiartrósicos, la pseudoefedrina (y otros descongestivos nasales); como así también algunos fármacos utilizados para el tratamiento del HIV,las anfetaminas, el alcohol , el tabaco, la obesidad, entre otras causas.

La Hipertensión Arterial(HTA), suele cursar asintomática, aunque en algunas personas ocasiona mareos, cefalea o visión borrosa…

A medida que se avanza en edad, sube la Presión arterial Sistólica (la máxima) ya que las arterias se ponen más rígidas y la sangre tiene que hacer más fuerza, al salir del corazón, para atravesarlas.

El stress y la ansiedad también elevan la presión arterial. Hay una entidad llamada HIPERTENSIÓN DEL GUARDAPOLVO BLANCO, en la que se genera liberación de adrenalina por parte del paciente al ver al médico, produciendo ascenso de la presión arterial, especialmente la máxima; aunque pueden subir las dos.

La presión arterial Diastólica( la mínima), depende de la resistencia periférica en el lecho arterial, y la presión sistólica(la máxima) depende más de la rigidez arterial Por lo tanto en jóvenes va a predominar la HTA diastólica; y en ancianos la HTA sistólica.Aunque en el paciente hipertenso ambas se encuentran elevadas.

En personas ancianas,hay una forma frecuente de HTA, llamada HTA sistólica aislada, en la que , la Presión arterial Sistólica está elevada y la Diastólica está normal o baja. (aumento de la presión diferencial).